dimecres, 9 de novembre de 2011

La violencia genera violencia o miedo


La violencia puede llegar a extremos de crueldad, tortura,… 
Siempre que el perro hace algo que no nos gusta recurrimos a darle un golpe; ¿para qué discutir si todo se soluciona con un golpe cuando el perro no va en nuestra dirección?


Para que nuestra mascota se comporte como nos gustaría debemos educarle desde que es pequeño estableciendo límites y normas. Debemos adoptar el liderazgo sobre nuestro perro.  Para comprender el significado de liderazgo solo debemos observar: a una madre criando a sus hijos o a unos cachorros jugando sobre las 5-7 semanas de nacer cuando empiezan a jugar a la dominancia con sus hermanos.

<<El perro ya sabe que necesita vivir con reglas y límites puesto que es lo que ha conocido desde su nacimiento. Se muestra contento, se siente seguro, y ha sido condicionado para vivir con ciertas reglas y restricciones. >> Diana Foster

Desde que es pequeño debemos expresar desacuerdo con los comportamientos que nos desagradan, lo redirigimos y recompensamos.

1.- Es muy importante la energía que mostramos en expresar desacuerdo, ya que no funcionará si lo hacemos con una energía ansiosa o frustrada dándole golpes o gritándole. Necesitamos una energía firme y serena; bloqueamos cualquier comportamiento dando un paso hacia delante y evitando que se suba sobre nosotros. Para establecer contacto podemos tocar al perro en el lateral del cuello (tocar no significa golpear) y lo podemos inmovilizar utilizando la mano en forma de garra (sin ejercer presión) sobre su cuello. No servirá de nada darle muchos golpes a  nuestra mascota para que entienda que no hace lo correcto, con uno firme es suficiente. Siempre utilizamos el mismo sonido para expresar desacuerdo.
2.- Redirigir a nuestra mascota: una manera de hacerlo es mandar que se siente cuando acabamos de corregirlo.
3.- Tenemos que recompensar el buen comportamiento con halagos, con nuestra aprobación, afecto, golosinas,…


     Ceencias: 
       - Para nuestro cachorro no tiene sentido que lo restreguemos el morro en sus excrementos o que le peguemos si se lo hace en casa. Lo único que debemos hacer es llevarlo al lugar donde debía hacerlo. Podemos hacer un sonido o decir una palabra que exprese que estamos en desacuerdo con lo que ha hecho (este sonido o palabra siempre será la misma y se la diremos desde que es pequeño cuando no estamos de acuerdo con lo que hace).
       - No servirá de nada darle muchos golpes a  nuestra mascota para que entienda que no hace lo correcto, con uno firme es suficiente.
       - No es cierto que los perros necesiten un golpe fuerte para que sepan que hacen algo incorrecto ya que son susceptibles a un ligero contacto.
      - Es incorrecto utilizar el nombre del perro para corregirle, solo lo tenemos que utilizar para un comportamiento positivo.
       - Es cierto que para evitar que nuestra mascota miccione o defeque en casa debemos darle de comer y  pasearlo todos los días a la misma hora, ellos no entienden si es fin de semana, festivo,… 

Tenemos que acordarnos que la calidad de vida de las mascotas depende de nuestra moralidad.

Trata a tu perro con respeto y edúcale, no le sometas a la humillación de los castigos físicos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada