diumenge, 8 de gener de 2012

Un problema “a la española”

 Escrito por Malaga perruna:
Hace no mucho tiempo, unas cuántas semanas, que se estrenó un programa conducido por César Millán, pero a la española, una especie de pseudo reality que pretende concienciar sobre el abandono y fomentar la adopción.
Es mucho el revuelo que se formó durante el estreno de éste y los sucesivos capítulos que se han ido emitiendo en el canal que lo produce.
Suena un poco ofensivo, en ciertas ocasiones, la socorrida frase, dicha muchas veces en un tono despreciativo, que dice “Spain is different” (España es diferente), pero no puedo dejar de pensar en ella para describir los últimos acontecimientos que hemos podido ver a través de nuestros televisores en éste programa.
En el programa, un perro es “rehabilitado” por Millán, para posteriormente, ser el blanco de la disputa entre tres parejas por llevarse “el premio”; adoptar al can y darle una casa y una vida que le ha sido negada.
Un gran hermano del tres al cuarto, que juega sin pudor con una vida inocente que no entiende de cámaras ni de César Millán.
Aparte de la disputa, en una segunda sección del programa, un famoso acompaña a Millán para dar a conocer una problemática, una asociación protectora o para acoger o adoptar a un perro.
El programa comenzó bastante bien, sobretodo en el segundo en el que la baronesa Thyssen acompaña a Millán a Galgos 112, donde le enseñan las instalaciones y le cuentan la grave problemática que subyace a la práctica de la caza con galgo y el trágico maltrato y abandono al que son sometidos éstos animales.
Ahí, César conoce a Choco, un galgo cojito y asustón que es, finalmente, adoptado por el propio Millán y que vive con él en EE.UU. Es quizá, uno de los pocos finales felices que el programa puede ofrecer, y, sin duda, el más emotivo de todos, que dejó a media España con lágrimas en los ojos y que consiguió bloquear la página de la asociación Galgos112 durante semanas.
Pero el programa, insisto, está hecho a la española, con gente española, posibles adoptantes españoles.
Y ésto, señores, por muy ofensivo que suene, es el peor de los defectos que tiene éste programa; los españoles.
El programa que conduce César Millán se ha convertido en una pantomima que sirve para que cuatro fans del célebre adiestrador, acudan a conocerlo, como si de un programa de “Sorpresa, sorpresa” se tratase. Una excusa para pasearse delante de César y darle dos besos, pero eso sí, a costa de la vida, dignidad y sufrimiento de seres inocentes, los perros.
El resumen; 4 perros adoptados y posteriormente devueltos en tan sólo 7 programas emitidos.
La primera, una perrita adoptada por Angy, una famosa, que vive con dos perros algo desquiciados y que decide adoptar a Gigi, pero no se la queda, se la regala a un amigo suyo, como él mismo ha querido confirmar por correo electrónico para que lo rectifiquemos.
El siguiente, Sandor un mix de labrador y galgo que fue adoptado por una valenciana que, literalmente, acudió al programa para conocer a César y para pasear su trasero por el centro dónde se graba el programa y que, poco tiempo después, devolvió al perro alegando la más socorrida de las excusas, la alergia (que muchas personas han superado, poniéndose en manos de médicos y veterinarios que han hecho posible la convivencia del alérgico con el perro).
Una tercera, Ginger, y que nos pilla muy de cerca, iba a ser adoptada por Beatriz de Orleans, pero cuando los focos se apagaron y las cámaras dejaron de enfocarla, la infame Beatriz de Orleans dejó la “solidaridad” de boquilla a un lado y devolvió a la perra. Alegó que, cuando sus nietos se fueran de su casa, iría a recoger a Ginger a la protectora Triple A, pero ese día nunca llegó.
Cuando terminó la grabación, terminó todo y Beatriz de Orleans, volvió a abandonar a Ginger sin pudor ni vergüenza alguna.
Y él último del que tenemos conocimiento, Gadget, que iba a ser adoptado por un adiestrador canino de Barcelona y que devolvió al perro a las pocas semanas por “razones personales”. Al entender de muchos espectadores, nunca quiso adoptar un perro, si no promocionarse profesionalmente, a costa, nuevamente, de jugar con la vida de un ser indefenso.
Sí, España es diferente. Es, quizá, el único lugar en el mundo en el que jugar con la existencia de un ser vivo es lo más sencillo y lo menos importante, dónde uno puede jugar a ser solidario de boquilla con tal de conocer a un famoso o pasear su trasero por una cámara de televisión.
Ni siquiera creo, personalmente, que César Millán tenga la culpa.
Quizá el problema sea la productora, más preocupada en beneficios económicos y que realiza un cásting nefasto digno del más bochornoso y bizarro reality, buscando personas cuyas aspiraciones sean promocionarse, pasear su cuerpo ante una cámara o simplemente, conocer al adiestrador y poder darle dos besos. O quizá el problema, sea más de fondo, un problema, también a la española.
Un problema que empiece en el español, el ciudadano español, que ignora, menosprecia, que subestima y minusvalora a cualquier otra especie que no sea el ser humano o su propio ombligo, que se divierte y se recrea con la vida de otras especies y les convierte en juguetes rotos que son dejados de lado cuando se percatan de que no son de plástico y tienen necesidades que no están dispuestos a cubrir.
El español que siente indiferencia ante la grave problemática del abandono y adopta a un perro por capricho, para luego devolverlo a su lugar de origen, abandonándolo de nuevo.
El español, que a costa de una vida real, de un ser vivo de carne y hueso que siente y padece, se presenta a un programa para promocionarse, pasear su trasero ante una cámara de televisión o que deseen conocer a un famoso, adoptando a un perro para devolverlo cuando los focos se han apagado.
El español que crea un programa y elige a éste tipo de execrables españoles a conciencia, con tal de ganar dinero a costa de un ser vivo inocente e indefenso.
El español que crea un programa proclamando que éste va a concienciar sobre el abandono y fomentar la adopción, y posteriormente escoge entre los posibles adoptantes a personas que, a kilómetros se puede ver que no tienen la más mínima intención de adoptar a un perro.
El español que crea un programa para fomentar la adopción y condenar el abandono y que permite que en 7 programas, 4 perros sean adoptados y abandonados nuevamente al apagar los focos y que lo esconde.
Sí, definitivamente, es un problema a la española. Un problema que perjudica muy seriamente a los perros, seres inocentes que no entienden de cámaras, focos, ni de problemas “a la española”.
Publicado en: http://malagaperruna.wordpress.com/2012/01/03/un-problema-a-la-espanola/
03/01/12

dimarts, 3 de gener de 2012

Un perro recorre 50 kilómetros para visitar a su dueña en el hospital

Kristen Kelly conoció a Casey una lluviosa noche de diciembre del año 2007. El delgado y traumatizado perro vagaba por una ladera de la zona rural del Condado de Jackson (Oklahoma) sin dejar que nadie se acercara a él.
Kelly, al día siguiente, armada con alimentos, decidió ir a buscar al perro y capturarlo. Cuando lo encontró tenía un moratón en forma de bota en su abdomen y síntomas de dolor, seguramente de una paliza. Kelly lo llevó a su casa, lo limpió y le dejó tiempo para que se recuperase.
Cuando Oleta, la abuela de Kristen, se enteró del rescate, le preguntó si podía quedarse con el perro en su casa. Al principio pensó que la anciana no podría hacerse cargo del enérgico perro, pero finalmente aceptó.
El perro se instaló en casa de Oleta, adaptándose muy bien como si siempre hubiera vivido allí. Fue el protector de la casa y se pasaba los días persiguiendo al cartero y a los voluntarios que repartían comida por la zona.
El problema llego en marzo, cuando Oleta tuvo que ser trasladada a un centro de enfermería después de sufrir un derrame cerebral. Casey fue a vivir a la granja de Kelly y con frecuencia se desplazaban a la ciudad a visitar a Oleta.
La familia Kelly decidió hacer un viaje de seis días en agosto, dejando a Casey y a sus otros animales domésticos al cuidado de un amigo. Habían pasado tres días cuando el amigo los llamó para contarles que Casey se había escapado.
Volvieron a realizar una búsqueda, pero desgraciadamente el perro no aparecía por ningún lado. Finalmente decidieron comunicarle a Oleta que el perro había desaparecido. A Oleta se le rompió el corazón.
La noche del 19 de septiembre un asistente del hogar de ancianos vio a un pequeño perro sucio y delgado tratando de entrar en el edificio. El perro se le hacía muy familiar, pero debido a su aspecto no lo conoció.
Cuando el marido de Kelly hizo una visita el día siguiente, el ayudante le comentó lo del visitante de cuatro patas. No estaba seguro de que fuera Casey ya que habían pasado unos 50 días desde su desaparición y desde la granja de Kelley al hogar de ancianos donde estaba Olete había unos 11 kilómetros.
Sin que nadie se lo explique, el pequeño perro terminó exactamente donde quería, en los brazos de Oleta disfrutando los dos de su emotivo reencuentro.
Casey está de nuevo en la granja y sigue ganando peso después de su gran aventura. Oleta cumplirá 91 años en noviembre y dice que espera celebrar muchos más cumpleaños junto a su mejor amiga.

Publicación en: http://www.schnauzi.com/un-perro-recorre-50-kilometros-para-visitar-a-su-duena-en-el-hospital/
29 de Octubre del 2011

dimecres, 16 de novembre de 2011

Siamés encontrado

Ayer día 15 de Noviembre del 2011 encontré a un siamés en la calle.
Llovía y no sabía dónde esconderse. Aunque llevaba un collar, estaba muy sucio y maullaba mucho. El collar está muy desgastado y parece muy viejo.
Me acerqué a él y me dejó tocarlo y acariciarlo así que decidí llevármelo (no maulló en todo el camino). Aunque si alguien lo reclama porque se ha escapado o algo yo se lo devolveré a su dueño encantada.
Es extremadamente bueno, me dejó: lavarlo, secarlo con secador, peinarlo y cortarle las uñas. Mientras lo secaba ronroneaba. - Es el primer gato que tengo que se deja duchar y secar con secador. -
Ha comido, está limpio y tranquilo en casa. Aunque no se lleva bien con otros gatos o perros.
Es un gato que ha vivido muchos años en una casa sin otros animales (estoy segura).

Si alguien lo reconoce o está interesado en él: laiapetshome@gmail.com


dimecres, 9 de novembre de 2011

La violencia genera violencia o miedo


La violencia puede llegar a extremos de crueldad, tortura,… 
Siempre que el perro hace algo que no nos gusta recurrimos a darle un golpe; ¿para qué discutir si todo se soluciona con un golpe cuando el perro no va en nuestra dirección?


Para que nuestra mascota se comporte como nos gustaría debemos educarle desde que es pequeño estableciendo límites y normas. Debemos adoptar el liderazgo sobre nuestro perro.  Para comprender el significado de liderazgo solo debemos observar: a una madre criando a sus hijos o a unos cachorros jugando sobre las 5-7 semanas de nacer cuando empiezan a jugar a la dominancia con sus hermanos.

<<El perro ya sabe que necesita vivir con reglas y límites puesto que es lo que ha conocido desde su nacimiento. Se muestra contento, se siente seguro, y ha sido condicionado para vivir con ciertas reglas y restricciones. >> Diana Foster

Desde que es pequeño debemos expresar desacuerdo con los comportamientos que nos desagradan, lo redirigimos y recompensamos.

1.- Es muy importante la energía que mostramos en expresar desacuerdo, ya que no funcionará si lo hacemos con una energía ansiosa o frustrada dándole golpes o gritándole. Necesitamos una energía firme y serena; bloqueamos cualquier comportamiento dando un paso hacia delante y evitando que se suba sobre nosotros. Para establecer contacto podemos tocar al perro en el lateral del cuello (tocar no significa golpear) y lo podemos inmovilizar utilizando la mano en forma de garra (sin ejercer presión) sobre su cuello. No servirá de nada darle muchos golpes a  nuestra mascota para que entienda que no hace lo correcto, con uno firme es suficiente. Siempre utilizamos el mismo sonido para expresar desacuerdo.
2.- Redirigir a nuestra mascota: una manera de hacerlo es mandar que se siente cuando acabamos de corregirlo.
3.- Tenemos que recompensar el buen comportamiento con halagos, con nuestra aprobación, afecto, golosinas,…


     Ceencias: 
       - Para nuestro cachorro no tiene sentido que lo restreguemos el morro en sus excrementos o que le peguemos si se lo hace en casa. Lo único que debemos hacer es llevarlo al lugar donde debía hacerlo. Podemos hacer un sonido o decir una palabra que exprese que estamos en desacuerdo con lo que ha hecho (este sonido o palabra siempre será la misma y se la diremos desde que es pequeño cuando no estamos de acuerdo con lo que hace).
       - No servirá de nada darle muchos golpes a  nuestra mascota para que entienda que no hace lo correcto, con uno firme es suficiente.
       - No es cierto que los perros necesiten un golpe fuerte para que sepan que hacen algo incorrecto ya que son susceptibles a un ligero contacto.
      - Es incorrecto utilizar el nombre del perro para corregirle, solo lo tenemos que utilizar para un comportamiento positivo.
       - Es cierto que para evitar que nuestra mascota miccione o defeque en casa debemos darle de comer y  pasearlo todos los días a la misma hora, ellos no entienden si es fin de semana, festivo,… 

Tenemos que acordarnos que la calidad de vida de las mascotas depende de nuestra moralidad.

Trata a tu perro con respeto y edúcale, no le sometas a la humillación de los castigos físicos.

dilluns, 7 de novembre de 2011

Presentación

Hola a tod@s, éste es un blog dedicado a los animales, especialmente gatos y perros. Comentaré novedades, enfermedades, denuncias,... y todo lo que me parezca de más  interés para las personas con animales.

Otra característica de éste blog es que me comprometo a, si alguien quiere comprar o adoptar un perro o un gato (en criador o perrera) y por falta de tiempo o por comodidad prefieren que se lo busque, lo haré. Sólo hace falta que os pongáis en contacto conmigo a partir del correo (laiapetshome@gmail.com).

Si necesitáis saber algunas de las normativas para vuestros perros en vuestra comunidad autónoma, si hay algún parque para perros, adiestradores, exposiciones, criadores, perreras,... sólo hace falta que me enviéis un correo electrónico y yo proporcionaré una respuesta en el mínimo tiempo posible.

Por último, aunque quizá lo tendría que haber hecho desde un principio, me presento: me llamo Laia, tengo 20 años y estoy estudiado tercero de Biotecnología. Cuando acabe espero estudiar veterinaria. Siempre he vivido con animales, me encantan y no podría vivir sin ellos.

El objetivo de éste blog es facilitar las cosas a las personas que les gustan los animales con: nuevas noticias, información de interés sobre criadores, normativas, exposiciones,...